Una vez leí un cuento sobre una pequeña oruga que iba caminando por un bosque y la paró una rana para preguntarle hacia dónde se dirigía, a lo que la oruga le contestó que hacia lo más alto de la montaña porque quería divisar desde allí todo el valle. La rana le dijo que se dejase de tonterías, que estaba loca, que era una simple oruga y que no conseguiría llegar, que se quedara en su mundo con sus amigos, que ese era un sueño imposible.  

La oruga por el camino se fue encontrando a más animales que le dijeron lo mismo que la rana, pero a la oruga algo le decía en su interior que debía seguir luchando por su sueño.

Agotada y casi sin fuerzas la oruga decidió construir un lugar resguardado en el que poder descansar. Los animales del bosque fueron a mirar sus restos mientras comentaban lo insensata que había sido la oruga.35084801_s

Un día en el que todos los animales estaban allí reunidos se sorprendieron al ver cómo comenzaba a romperse el refugio que se había construido la oruga y de allí salían unas hermosas alas de mariposa que volaban hacia lo más alto de la montaña.

Y como la pequeña oruga, que se protegió en un lugar resguardado para sufrir grandes cambios y resurgir con más capacidades para alcanzar sus metas, nosotros también debemos hacer lo mismo.

Cuando tenemos un sueño que no damos conseguido, cuando nuestras metas parecen inalcanzables, cuando parece que todo se desmorona, que no podemos más, entonces construye tu propio refugio donde observarte, conocerte y cambiarte.

Observa en donde estás, lo que tienes, lo que quieres.

Conócete con tus defectos y tus virtudes, analiza tus capacidades y tus recursos.

Y, por último, cambia, mejora, modifica lo necesario para alcanzar tus metas.

Y tras vivir el proceso de oruga a mariposa, vuelve a salir al mundo, no tengas miedo, extiende tus alas y vete a por lo que quieres, porque ahora sí, esta vez lo conseguirás.

Porque no es el fin del mundo, es el principio de uno nuevo. Como dijo Lao-Tse “Aquello que para la oruga se llama fin del mundo, para el resto del mundo se llama mariposa

Si tu vida te hace sentir pequeño es porque es el momento de crecer.

Elena García Paz



Port Relacionados

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies