Inevitablemente la vida nos hace escoger continuamente. Desde pequeñitos nos hacen elegir entre diferentes opciones, aprendemos que no podemos tener distintas cosas en el mismo momento y con ello aprendemos a hacer elecciones. Aprendemos a escoger a unas personas u otras, la gente que nos hace sentir bien y la que no, nuestros amigos, nuestras parejas. Escogemos entre qué estudiar, qué trabajo deseamos.

Incluso hay momentos en los que tenemos que realizar decisiones más difíciles, elecciones que nos cambian, en las que en la opción descartada dejaremos un poquito de nosotros, elecciones que nos rompan el corazón y por las cuales tendremos que aprender a reconstruirnos de nuevo. Decisiones complicadas pero que forman parte de nuestro crecimiento, de nuestro desarrollo como personas, decisiones que nos hacen sentir vulnerables pero a la vez fuertes. Vulnerables porque la vida a veces parece injusta pero fuertes porque tenemos la libertad de elegir.

Según aprendí a tomar decisiones, aprendí a tener ciertas reglas a la hora de tomarlas.  Son reglas flexibles que puedo adaptar a las circunstancias, sólo tengo un límite innegociable y es que ante cualquier circunstancia me elijo a mí.30114935_s

Me elijo a mí porque soy a la única persona que tengo que darle explicaciones de todo lo que hago.

Me elijo a mí porque nadie conoce mejor que yo mis principios, mis valores y mis prioridades.

Me elijo a mí porque nunca nadie sabrá cuidarme como podré hacerlo yo y nunca nadie me querrá con el amor y la compasión con los que he aprendido a hacerlo.

Me elijo a mí porque yo soy mi pasado, mi presente y mi futuro.

Me elijo a mí porque conozco mis límites y sé que no puedo permitirle a nadie que los pase sin con ello dañarme.

Me elijo a mí porque me ha costado mucho llegar a donde estoy y ser quien soy para quitarme el papel protagonista de mi vida.

Me elijo a mí porque ya hace tiempo que para mí es innegociable e incuestionable que tengo que elegirme a mí, que soy mi prioridad, el amor de mi vida.

Y todo esto no me convierte en una persona egoísta, porque gracias a que siempre me elijo a mí, tengo mucho más para ti.

Elena García Paz



Port Relacionados

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies